• Ingredientes para el bizcocho
  • 450gr mantequilla sin sal, a temperatura ambiente y a trozos
  • 450gr harina con levadura
  • 2 cucharaditas levadura
  • 8 huevos un poco batidos
  • Ralladura de 2 limones grandes
  • 450gr azúcar
  • 4 cucharadas de Grand Marnier
  • Ingredientes nata de Grand Marnier
  • 600ml nata para montar
  • 3 cucharadas de Grand Marnier (o al gusto!)
  • Para las decoraciones
  • 1kg de fresas aproximadamente

El cumple de Lea no se quedó solo en el pastel de Peppa Pig que llevó a la guardería, sino que continuó en casa por la tarde cuando vinieron su yaya y Granny.

Nos salió un pastel inmenso y riquísimo y como no, Lea ayudó a comerlo mientras lo decoraba :) ¡Eso de la espátula no se le da nada mal!

La receta la saqué del libro The Birthday Cake Book de Fiona Cairns. Mi hermano y mi cuñada me regalaron este libro hace dos Navidades y hacía mucho tiempo que tenía ganas de hacer este pastel, que además el que sale en la portada.

La receta original es un pastel de fresas con licor de “elderflower”, flor de saúco en español. Es una bebida muy inglesa que a mi me encanta, pero claro, en España no tenemos. Así que recurrí a mi arma secreta: buscar en Google por qué otro licor podría substituir el “elderflower”. Como no… ¡encontré la respuesta y en este caso fue por Grand Marnier!

La receta es para hacer cuatro pasteles en un molde de 18cm., pero si lo queréis más pequeño dividir la receta en dos.

La elaboración del pastel es bien sencilla:

- Precalentar el horno a 180ºC.

-Preparar los moldes para el pastel.

-Poner todos los ingredientes en la Thermomix, en una batidora americana, en un robot de cocina o con las varillas de mano y mezclar todos los ingredientes.

- Meterlo en el horno durante 25 minutos.

¡Ya está! Ahora solo hay que esperar un poquito a que el pastel se enfríe para desmoldarlo y dejar enfriar del todo sobre una rejilla. Si no tienes una de pastelería puedes usar la del horno aunque no es lo ideal.

Una vez frío meterlo en una bolsa de plástico limpia y poner en la nevera mientras preparas el relleno y la cobertura, de este modo será más fácil trabajar con el pastel.

Vamos ahora a preparar el relleno y la cobertura:

En primer lugar, cortar a rodajas unos 300gr. de fresas y ponerlas en un plato a macerar durante 30 minutos con dos cucharadas de azúcar moreno y 1 cucharadita de extracto de vainilla.

Para la decoración cortar en rodajas las fresas. Lo que yo hice fue ir cortando a medida que las iba poniendo para guiarme en tamaño y en cantidad.

Lo siguiente es montar la nata. Tened en cuenta que para que la nata monte tiene que estar bien fría de la nevera, sino será un desastre. De todos modos, también hay algunas marcas que no montan bien a pesar de que estén bien frías. Un truquito que tengo es echarle un poco de azúcar a la nata y así sí que montará.

Una vez tenemos la nata montada ya solo nos queda añadirle el Grand Marnier… Yo le añadí solo 3 cucharadas porque las niñas también se lo iban a comer ¡Ni os cuento lo rica que queda la nata montada con el licor!

Ya tenemos todo lo necesario para montar el pastel.

¡La idea es que tenemos que apilar los pasteles! Entre cada pastel hay que colocar una capa de las fresas maceradas. El jugo que han soltado las fresas también se puede aprovechar para echarlo sobre el bizcocho, así quedará más esponjoso.

Cubrir el pastel con la nata y con la ayuda de una espátula ir alisando todo para que quede lo mejor posible. Tampoco pasa nada si no queda perfecto, ¡estará igual de rico!

Colocamos las rodajas de las fresas por todo el pastel. Yo me guié por la decoración del libro, ¡pero aquí cada uno lo puede hacer como más le guste!

Por cierto, si el pastel se mueve mucho a la hora de decorarlo utilizar un pincho de bambú o los que os hagan falta para sujetar todos los pasteles juntos. Cuando hablo de pincho de bambú me refiero a estos que se utilizan en las barbacoas para insertar carnes o verduras dentro.

¡Bueno, ahora solo os queda disfrutar!