• Fruta del tiempo

Este verano estamos disfrutando un montón haciendo manualidades, dando paseos, yendo a la playa y comiendo helados pero lo cierto es que estamos cocinando poco, ¡¡solo de pensar en encender el horno me suben los calores!!

De todos modos no dejamos de hacer cositas en la cocina. Uno de nuestros platos estrella es la macedonia. Encuentro que es muy práctica porque puedes dejarla preparada y en cualquier momento tener toda la fruta cortada y lista para comer.

Evidentemente hacer una macedonia no tiene ningún misterio, tan solo hay que cortar la fruta, ponerla en un bol y meterla en la nevera para que está muy fresquita a la hora de comerla. Eso sí,  nosotras le damos un toque especial… ¡le echamos distintos aderezos para que esté todavía más rica!

Si ya hemos cortado la fruta y la hemos puesto en un túper para meterla en la nevera, antes de cerrarlo le echamos por encima de la fruta zumo de naranja al gusto y un poco de azúcar moreno. Después tapamos el túper y mezclamos todo bien agitando el túper. Lo metemos en la nevera y al cabo de una hora tenemos un zumo riquísimo para tomar junto con la fruta.

También nos encanta echarle zumo de lima y miel al gusto mediante el mismo proceso que antes: tapar el túper y agitar… Por último esta primavera compré unas plantas de estevia y el fin de semana pasado cuando hicimos la macedonia le eché hojitas de estevia y zumo de lima… ¡nos encantó! Con esta combinación la macedonia sale riquísima sin necesidad de ponerle azúcar.

En definitiva, un plato muy fácil y rápido de preparar junto a niños que bajo supervisión pueden pelar y cortar la fruta ¡para después verter el aderezo y agitarlo todo!