• Base
  • 10 galletas tipo digestive machacadas (yo utilicé las que son de chocolate porque tenía esas en casa)
  • 50gr mantequilla derretida
  • 25gr de azúcar moreno (*)

  • Cheesecake
  • 150ml de nata
  • 375gr. leche condensada
  • 175gr. queso crema a temperatura ambiente (tipo Philadelphia)
  • Ralladura y zumo de tres limones

Hace tiempo que compré en Lakeland este molde para hacer cheesecakes individuales. Lo estrené nada más comprarlo, pero con una cosa y con otra no lo había vuelto a utilizar.

La semana pasada vinieron a cenar a casa unos amigos y quería hacer algo especial para ellos. Pero tenía que hacer un recado y no me iba a dar tiempo a meter nada en el horno. Así que pensé en utilizar el molde para preparar unos cheesecakes de limón que tanto apetecen en verano.

La receta es muy sencilla.

Para la base tan solo hay que mezclar las galletas, el azúcar y la mantequilla. Poner en el molde y presionar para que quede bien.

Para el cheesecake seguir los siguientes pasos:

  • Mezclar la nata, la leche condensada, el queso crema y la ralladura de limón. Añadir poco a poco el zumo de limón e ir batiendo. Poco a poco la mezcla empezará a espesar.
  • Verter la mezcla sobre la base de galletas y dejar que enfríe en la nevera durante 3 ó 4 horas, o dejarlo toda la noche.

Se puede decorar con fruta fresca a la hora de servirlo. ¡Nosotros pusimos moras silvestres que José Luis fue a buscar a un campo que tenemos cerca! Me trajo un bol lleno hasta arriba y creo que el resto las voy a utilizar para hacer un pastel o cupcakes :)

Por cierto, mis ayudantes de cocina Anna y Abril hicieron turnos para machacar las galletas, ¡diría que les había hecho una foto pero no la encuentro!

(*) La receta original indica para la base 25gr. de azúcar Demerara. Hasta donde yo sé en España no se puede comprar, así que lo sustituí por la misma cantidad de azúcar moreno.