Hace unos días que quería colgar una foto del pastel de cumpleaños que preparé para el cuarto cumpleaños de Abril, pero entre una cosa y otra no encontraba el momento.

A Abril le encantó su pastel. Aunque ella sabía donde lo había puesto después de hacerlo, tenía muy claro que iba a ser una sorpresa, así que tuvo la paciencia de esperar hasta que le cantamos el “cumpleaños feliz”. De hecho, como el cumpleaños de Anna se acerca, Abril ya le ha dicho un par de veces que su pastel lo hará ella con la mama y que no puede verlo porque es una sorpresa. :)

Las niñas están acostumbradas a ayudarme en la cocina aunque sea con una pequeña tarea y les cuesta entender que en ocasiones necesito trabajar sola o más rápido. Aún y así Anna me ayudó un poco con el pastel. Como siempre me robaba la masa y se ponía a hacer sus figuritas. Pero lo mejor fue cuando le dio con una paleta al pastel y le hizo un bollo (¡bueno, ella lo que quería era aplanar el fondant como hacía yo!).

El pastel fue el típico de yogurt, aunque le eché un poco de esencia de fresa. Lo rellené con ganache de chocolate con leche, y esta vez en lugar de ponerle almíbar, le puse mermelada casera de fresas. A la cobertura fondant también le puse un poco de esencia de fresa para que estuviera más rico. Y como me pasó con el anterior pastel, sufrí los efectos del calor y la humedad a la hora de trabajar la masa fondant.