Hace unos días hablé sobre mi nuevo robot de Kitchen Aid y mencioné que había una larga historia tras su compra. El hecho es que la máquina fue comprada con voltaje europeo en una tienda de Nueva York y viajó como equipaje facturado en un avión hasta mi casa hace menos de un mes…

Antes de ello, José Luis y yo nos pusimos a investigar por Internet para determinar qué modelo comprar y rastreamos todas las opciones aquí en España. También se nos ocurrió la idea de mirar si podíamos aprovechar que mi madre y mis hermanos iban a Nueva York de vacaciones este agosto para comprarla allí. Todos los modelos de KitchenAid se fabrican en Estados Unidos así que el precio allí no lleva recargo de importación, aranceles y demás que hay que asumir aquí. Ello, sumado a la actual fuerza del euro frente al dólar nos hizo considerar seriamente esta opción.

La primera duda que nos asaltó fue si intentar ir con un modelo fabricado para el mercado norteamericano o no ya que allá la red eléctrica opera a 120v. y los electrodomésticos están diseñados para dicho voltaje. La ventaja principal es que el precio puede llegar a ser realmente espectacular, mi modelo por ejemplo sale en Amazon por $189.99 (gastos de envío gratuitos a una dirección en EEUU), a día de hoy unos 140€. Pero para que un modelo norteamericano funcione en Europa hay que hacer uso de un transformador, con lo cual había que añadirle otros 40 o 50€ al precio, y por lo que pudimos investigar es posible que la máquina no funcione a pleno rendimiento pasando por un transformador. Eso sin tener en cuenta el considerable espacio que ocuparía un transformador en la encimera o bajo algún mueble. Así que en principio descartamos esta opción y nos pusimos a investigar sobre la posibilidad de adquirirlo allá, pero que fuera un modelo fabricado para los 240v. a los que se opera aquí en Europa…

Investigando un poco dimos con bastantes foros y blogs (como El Rincón de Bea que mencioné también en la entrada anterior) que hablaban sobre la posibilidad de comprarla en unos almacenes llamados Williams Sonoma. Pero conforme íbamos leyendo nos dimos cuenta de que en los últimos meses esta cadena había dejado de vender modelos para Europa. Le encargué a José Luis que hiciera todo lo posible para bucear por la red con la ayuda de Google y al final me dijo que poniendo las palabras adecuadas había dado con una tienda en Long Island que parecía mantener stock de electrodomésticos con voltaje europeo (supongo que gran parte de su clientela deben ser expatriados). Tras un par de llamadas vía SkypeOut hablamos con ellos y nos confirmaron que efectivamente tenían tanto el modelo Classic como el modelo Artisan en stock, ambos con voltaje y enchufe europeo. Para el primer modelo a día de hoy piden $345 y para el segundo $475. De esta manera el modelo Classic nos iba a salir por unos 255€, camino del doble que el modelo de 120V. pero aún y así muy barato comparado con el precio de estas mezcladoras en España (el modelo comunmente disponible en España es el Artisan, y lo más barato que lo habíamos encontrado aquí eran 411,99€ en SI Hogar).

¡Así que así fue como enviamos a mi hermano, su mujer y mi madre en una misión durante su estancia en NYC! El único revés que sufrió el plan es que queríamos que trajeran la KitchenAid en el equipaje de mano, pero es que el bicho pesa 11kg. y cuando llegaron al aeropuerto a la “amable” azafata de tierra le dio por pesar el equipaje de mano y les dijo que tanto peso no podría ir en la cabina de pasajeros. Mi madre le explicó, bueno, se lo explicaría mi hermana porque mi madre no habla nada de inglés, que pagaría el exceso de equipaje para evitar a toda costa que facturaran la máquina, pero no hubo manera… ¡La KitchenAid por tanto viajó de Nueva York a Barcelona vía Ginebra en la bodega del avión! Lamentablemente llegó con algún que otro rasguño y lo cierto es que cuando mi familia me explicó la historia no me atrevía a encenderla, y hasta que llegó José Luis, ¡lo único que hice fue mirarla! Él fue más valiente, la enchufó… ¡y funcionaba de maravilla! Desde ese día la pobre no para de trabajar, pero para qué es una KitchenAid sino para quemarla amasando y batiendo :)

Para los que también queráis encontrar una KitchenAid con voltaje europeo en NYC aquí está el nombre de la tienda, su dirección y algunas indicaciones para llegar hasta ella:

Kunst Sales Co. Inc.
38-31 Crescent Street
Long Island City, N.Y. 11101
Tel. (718)-786-9990
Web www.newkunst.com
Email kunst@newkunst.com

La tienda está regentada por judíos así que tener en cuenta que los viernes solo abren por la mañana y cierran todo el día los sábados. En cambio está abierta los domingos.

Según las indicaciones del dueño de la tienda para llegar a ella hay que coger el metro N, Q o 7 hacia Queens y bajarse en la parada de Queens Boro Plaza y salir por la boca de “North Plaza”. Al salir recto y caminar, la primera calle con la que te cruzas es Crescent St. donde hay que girar a la derecha hasta el número 38-31. Al otro lado de la calle hay un hotel llamado Ramada. Mi familia tomó un camino algo alternativo saliendo por otra boca, pero seguro que no tiene pérdida con un mapa desde cualquiera de las estaciones mencionadas. Mi hermano también me dijo que cuando vio la tienda se asustó un poco, cosa que no me extraña teniendo en cuenta el aspecto que ofrece desde fuera tal y como se puede apreciar en la foto que tomó, pero dijo que como le habíamos enviado especialmente con tantos detalles e instrucciones, ¡no iba a dejar de entrar!

Y ésta es la historia de cómo llegó a mí… ¡mi adorada KitchenAid!