• Ingredientes
  • 2 cups azúcar
  • 1 - 3/4 cups harina
  • 3/4 cups cacao en polvo sin azúcar
  • 2 teaspoons bicarbonato
  • 1 teaspoon levadura
  • 1 teaspoon sal
  • 2 huevos
  • 1 cup buttermilk
  • 1 cup de café negro
  • 1/2 cup aceite girasol
  • 2 teaspoons esencia de vainilla

Como tengo tantas recetas que quiero probar siempre estoy haciendo algo nuevo -sin saber cómo va a salir- y a veces incluso me arriesgo y pongo en práctica estas recetas en ocasiones especiales. Esta vez hice prácticas con el cumpleaños de mi madre y la verdad es que el pastel fue todo un éxito. Hacía tiempo que iba detrás de una receta de pastel de chocolate que realmente me convenciera, ya que muchas veces hacía un pastel de chocolate y no tenía todo el sabor a chocolate que buscaba. Pero por fin creo que la he encontrado…

Para el cumpleaños de mi madre a mediados de este mes tenía en mente hacerle un pastel de fondant. Pero como tenía pendiente probar el pastel y el buttercream de chocolate opté por aprovechar la ocasión especial. Mi madre es de Jerez de la Frontera, Cádiz ¡así que le acabé dando una decoración muy flamenca! Aunque ella lleva viviendo más de 30 años en Barcelona nunca ha perdido ni su acento ni su gracia andaluza. Mi madre es todo corazón y ha sido uno de los pasteles que he hecho con más cariño, pensando en cuánto me quiere y cómo me lo demuestra estando siempre más que dispuesta a ayudarme en lo que sea, sin esperar nada a cambio. Y eso, cuando tienes 3 niñas, siempre se agradece.

La receta del pastel de chocolate la encontré en my baking addiction, un blog que me encanta y del que todas las recetas que he hecho han sido deliciosas, eso sí, ¡con ese toque tan dulce norteamericano!

Para preparar el pastel primero precalienta el horno a 180º.

Si tienes un robot de cocina pon en el bol el azúcar, la harina, el cacao en polvo, el bicarbonato, la levadura y la sal. Bate a velocidad baja hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados. Sin robot utiliza una batidora eléctrica.

Entonces añade los huevos, el buttermilk (*), el café, el aceite y la esencia de vainilla (**). Bate a velocidad media durante dos minutos hasta que esté bien mezclado.

Yo dividí la masa en dos moldes de 15cm. para que me quedará un pastel bien alto. Ahora mete los moldes en el horno (precalentado a 180º) durante unos 35 minutos o hasta que te asegures que estén hechos (¡ya se sabe que cada horno va a un poco a la suya!)

Cuando el pastel ya esté hecho déjalo enfriar 10 minutos antes de sacarlo del molde, después ya lo puedes sacar y dejar enfriar por completo. Lo ideal es que lo metas en la nevera (dentro de una bolsa de plástico para uso comestible) como mínimo un par de horas antes de cortarlo y así obtener el mejor corte posible (también puedes dejarlo en la nevera de un día para otro y así ya lo tienes listo). Ahora ya solo hace falta colocarle el buttercream y como ya está el pastel frío será muy fácil.

(*) 1 cup de buttermilk = 250ml de leche al que le añadimos una cucharada de zumo de limón y dejamos reposar 10 minutos antes de añadirlo al pastel (así que lo mejor es prepararlo antes que nada).

(**) Si no tienes esencia de vainilla, puedes utilizar un sobre de azúcar vainillado.

Para la cobertura utilicé, en mi opinión, el mejor buttercream de chocolate que he probado jamás. Como explica la autora del blog Savory Sweet Life, este buttercream sirve para cubrir pasteles, galletas o cupcakes. Pero no solo eso, sino que por su consistencia también se puede utilizar perfectamente con la manga pastelera.

Ingredientes para el buttercream de chocolate
ver esta entrada para entender y usar las medidas de cups, tablespoons, etc.

  • 225gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 3 1/2 cups de azúcar glas
  • 1/2 cup de cacao en polvo sin azúcar
  • 1/2 teaspoon de sal
  • 2 teaspoons de esencia de vainilla
  • 4 tablespoons de leche o nata para montar

Batir la mantequilla durante 2 ó 3 minutos en el robot de cocina a velocidad media.

Tamizar el azúcar glas y el cacao en polvo en el mismo bol que ya estamos utilizando. Batir a velocidad baja (para que no se vuele todo el azúcar y el cacao) hasta que todo esté bien mezclado. Subir la velocidad a media y añadir la esencia de vainilla, la sal y la leche/nata de montar y batir durante 3 minutos.

Si necesitas que el buttercream tenga más consistencia añádele un poco más de azúcar, y si por el contrario se te ha quedado demasiado denso añádele un poquito de leche. ¡Ya veis, facilísimo y buenísimo!