• Receta
  • 80 grs. mantequilla blandita o margarina
  • 100 grs. azúcar
  • 1 huevo grande
  • 2 cucharadas leche
  • 100 grs. de harina con levadura (*)
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 75 grs. de frutas del bosque (puedes poner las que tengas a mano)

Sí, habéis leído bien. Tenía en la nevera restos de frambuesas, fresas y moras (éstas últimas las habíamos cogido de un arbusto cerca de casa) y como ya se estaban poniendo pachuchas las quería aprovechar. ¡Y cómo no!, niñas y yo a la obra… ¡y en poco tiempo cupcakes listos!

La receta es de un libro que me regalaron mi hermano y mi cuñada estas navidades, se titula Cupcakes de Susanna Tee. Es un libro totalmente recomendable porque hasta ahora todas las recetas que hemos seguido han dado excelentes resultados.

Así que las niñas y yo nos pusimos manos en la masa. Y mientras yo les pesaba los ingredientes, ¡ellas batían con la batidora eléctrica!

Esta es la receta (yo hice el doble porque me parecía poco):

Antes de comenzar con la receta ponemos el horno a calentar a 180º (casi siempre pongo la opción de calor arriba y abajo).

Poner la mantequilla y el azúcar en un bol y batir hasta que esté bien mezclado y parezca una especie de crema.

Añadir el huevo y batir.

Añadir la leche y volver a batir :)

Añadir la harina (que yo siempre la paso por el colador para que quede más finita) y la levadura, y ahora utilizando una espátula lo mezclamos todo.

Y por último, añadimos las frutas del bosque y batimos poco a poco.

Los ponemos en los moldes. Si son de silicona no hay problema, pero si los vas a poner en moldes de papel mételos primero en un molde para magdalenas porque sino se te desbordará la masa por los lados y no quedarán bonitos a la hora de presentarlos.

Nosotras utilizamos moldes de silicona de distintos colores, y a las niñas les encanta ir pasándome cada vez una el molde del color que eligen, además me tienen que decir de qué color es.

Poner al horno unos 20 minutos, y voilà este es el resultado:

(*) La harina con levadura la hago casera.Mezclo 1 sobre de levadura por cada medio kilo de harina (gasto la del Lidl). Así la tengo siempre listo en un túper.