• Ingredientes
  • 4 huevos
  • 1 1/2 cups azúcar
  • 2 cups harina
  • 1 tsp bicarbonato
  • 1 1/2 tsp levadura
  • 1/2 tsp sal
  • 1 1/2 tsp canela
  • 1 c aceite de girasol
  • 2 tsp esencia de vainilla
  • 1 cup nueces
  • 350 gr zanahorias peladas y ralladas

El 31 de diciembre no tenía mucho tiempo ya que como siempre tienes algo que hacer en el último momento y las niñas no paraban quietas. Pero me apetecía muchísimo hacer un pastel de Navidad como postre para la última cena del año. No tenía muy claro qué hacer pero al final me decanté por hacer el pastel favorito de mi hermana, el de zanahoria con frosting de queso. Además tiene ese toque a canela tan navideño que pensé que podía quedar al dedo para la ocasión.

Yo lo hice con la KitchenAid aunque también se puede hacer con las varillas eléctricas o batirlo todo muy bien a mano.

Para comenzar precalentar el horno a 180ºC.

Poner en un bol los huevos y el azúcar y batir durante 3 ó 4 minutos, hasta que la mezcla adquiera un color blanquecino. Esta será la mezcla #1.

Cuando la mezcla #1 esté lista añadir el aceite de girasol poco a poco por el borde sin dejar de batir.

Añadir también a la mezcla #1 la esencia de vainilla y mezclar.

En otro bol tamizar la harina, el bicarbonato y la levadura. Añadir la sal y la canela y mezclar todo junto para obtener la mezcla #2. Añadir la mezcla #2 a la #1 y batir con cuidado.

Antes de que toda la masa esté bien mezclada (mezclas #1 y #2 juntas), añadir las nueces y las zanahorias ralladas y acabar de mezclar todo bien.

Normalmente yo divido la masa final en dos y lo pongo en dos moldes pequeños para hacer un pastel alto, cubierto y relleno con la cobertura de queso. También se puede poner en un molde grande y hacer un único pastel.

Cuando el pastel ya está en el o los moldes, meter al horno durante 30 minutos. Antes de sacarlo del horno comprobar que está hecho (insertar un palillo en el centro que tiene que salir limpio), de lo contrario hay que dejarlo más tiempo.

Una vez sacado el pastel del horno hay que dejarlo enfriar durante unos 10 minutos antes de desmoldarlo. Una vez fuera del molde dejar enfriar completamente (puede ser un par de horas) para ponerle la cobertura de queso.

Para preparar el frosting de queso se necesita:

60 gr mantequilla sin sal, a temperatura ambiente

230 gr queso fresco tipo Philadelphia, a temperatura ambiente

2 cups de azúcar glass

1 cucharadita de esencia de vainilla

La ralladura de un limón

En primer lugar batir a velocidad baja la mantequilla y el queso hasta que queden cremosos.

Añadir el azúcar gradualmente y batir a velocidad baja.

Por último, añadir la esencia de vainilla y la ralladura de limón y mezclar bien.

Como comprobaréis este frosting no es muy firme, más bien es cremoso. Lo ideal es extenderlo en el pastel con la ayuda de una espátula.

La decoración fue muy sencilla. Hice las hojas de acebo con fondant verde y el cortador de galletas, la bolita roja con las manos. Por encima y los laterales espolvoreé unas bolitas muy monas de color plata y dorado que venden en el Lidl (no siempre, así que cuando las veo siempre las compró porque son muy resultonas).

Y os preguntaréis por qué fue el último pastel del 2011 y el primero del 2012. La respuesta es tan simple como en Nochevieja sobró la mitad del pastel  y nos lo acabamos en la comida del día 1. ;)