• Ingredientes pastel de limón
  • 250gr mantequilla sin sal, muy blandita
  • 250gr harina con levadura
  • 1 cucharadita de levadura
  • Ralladura de 2 limones
  • Zumo de 1 limón
  • 250gr azúcar
  • 4 huevos grandes, un poco batidos

En la anterior entrada os enseñé la tarta de Minnie que hice para la fiesta de cumpleaños de Lea, pero en realidad su cumpleaños fue en lunes y lo celebramos en casa los 5. Para merendar hice un pastel que me pareció que podía estar muy rico. La receta es del libro The Birthday Cake Book de Fiona Cairns y me encantó el detalle de hacer merengues para decorar el pastel por encima.

Hay que tener en cuenta que esta receta la tenemos que preparar en diferentes pasos y por esta razón tenemos que estar muy bien organizados.

En primer lugar prepararemos el merengue, necesitaremos:

2 claras de huevo a temperatura ambiente

120gr de azúcar glass, tamizada

Precalentar el horno a 140ºC. Poner las claras en un bol que esté totalmente limpio y  seco y con unas varillas eléctricas empezar a montar las claras. Cuando ya hayan subido un poco añadir el azúcar. Se tardará aproximadamente 10 minutos en tener el merengue listo.

Poner papel sulfurizado en una bandeja para el horno e ir echando cucharadas de merengue distribuidas por toda la bandeja. Meter en el horno unos 35-40 minutos. Cuando el merengue ya esté listo dejar enfriar.

A la mezcla de merengue le añadí un poco de colorante rosa para que el pastel tuviera un toque de princesas. :)

Si no utilizas todo el merengue lo puedes guardar en un túper y te durará unos cuantos días en la nevera.

En segundo lugar prepararemos el pastel de limón.

Subir el horno a 180ºC  y mientras tanto preparar la masa del pastel.

Tamizar el harina y la levadura, y en ese mismo bol añadir la ralladura de limón, el azúcar, la mantequilla y los huevos. Batir todo junto y por último añadir el zumo de limón y acabar de mezclar.

La masa se puede poner en dos moldes de 20cm. o bien en uno más grande y cuando esté frío partirlo por la mitad para rellenar. A mi personalmente me gusta más la idea de ponerlo en dos moldes y casi siempre lo hago así. ¡Ojo! No os olvidéis de untar el molde con mantequilla y luego enharinarlo o forrarlo con papel para el horno. Si no tenéis moldes de 20cm. podéis utilizar dos latas de atún grandes y bien limpias como molde para el horno.

Meter los moldes en el horno durante 25-30 minutos, o hasta que al introducir un palillo en el pastel este sale limpio.

En tercer lugar preparemos el sirope de limón mientras el pastel está en el horno. Para preparar el sirope necesitaremos:

El zumo de un limón (podemos aprovechar el limón que antes nos había sobrado de la ralladura de limón)

5 cucharadas de azúcar

Calentar un poco el zumo de limón en un cazo y añadir el azúcar. Mezclar muy bien hasta que se disuelva el azúcar. Reservar.

Nada más sacar el el pastel del horno pincharlo por toda la superficie con un palillo y enseguida verter por encima el sirope de limón que estaba reservado.

En cuarto lugar y mientras el pastel se enfría, prepararemos el relleno y la cobertura del pastel.

Antes de nada, poner 100gr. de almendras laminadas a tostar en el horno. No hace falta que estén muy tostadas, tan solo un poquito. Cuando estén listas reservar y dejar enfriar.

Para el relleno necesitaremos:

300gr queso mascarpone, a temperatura ambiente

300gr lemon curd

Tan solo tenemos que mezclar el mascarpone con el lemon curd y ya está. Nos quedará una mezcla cremosa y fácil de untar.

Con la Thermomix es muy fácil de preparar el lemon curd, pero como me imagino que muchos no la tenéis en Grastronomía & Cía explican de maravilla como prepararlo a mano o con la Thermomix.

Bueno, parece que ya lo tenemos todo listo y tan solo nos queda ¡montar la tarta!

Comenzaremos por untar una de las bases de pastel con la crema de mascarpone y lemon curd. Ponemos la otra base de pastel encima y untamos los lados y la parte de encima de la tarta con la misma mezcla.

Una vez que lo tengamos bien untado le ponemos las almendras laminadas por los lados del pastel a modo de decoración. Para mi lo más fácil es coger un puñado con las manos e ir “pegándolos”.

Con mucho cuidado y cogiendo el pastel con una espátula por debajo, trasladamos el pastel al plato donde lo vamos a poner para llevarlo a la mesa.

Por último, tan solo queda poner los merengues por encima a modo de decoración como más nos guste.

Ahhhh!!!! Y las velas!!!!!!!