No sé si alguna vez os ha pasado que ves una misma idea pero en distintas versiones por internet , te parece tan chula que no se te quita de la cabeza y piensas esto lo tengo que hacer. Pues eso es lo que me ha pasado a mí con esta idea de hacer un pastel dentro de una maceta y luego decorarla con flores. Aprovechando que el domingo que viene es el Día de la Madre, ¡pensé que era una idea estupenda para tener un detalle bonito y dulce con nuestras mamás!

Antes de ponerse manos a la obra aquí os dejo algunos consejos prácticos:

  • Las macetas que yo utilicé son las versiones más pequeñas y me costaron 0.55€ y 0.60€ en un centro de jardinería. Como veis el precio es más que asequible. Ccreo que lo bonito es hacer unas 4 ó 6 y regalarlas todas juntas.
  • No hay problema en meter las macetas de barro en el horno, o por lo menos yo no tuve ningún problema. Si quieres hacerlo de esta manera lava primero muy bien la maceta, úntala con mantequilla y fórrala con papel para horno, sobretodo la parte de abajo para que no se escape la masa.
  • Otra opción sería hacer un cupcake y meterlo dentro de la maceta, aunque eso sí, lava la maceta de todos modos.
  • Ten las flores hechas con antelación, sobretodo si quieres que se sequen y tengan forma. Para hacerlas yo utilicé masa americana con los cortadores de flores como estos que tengo en casa.
  • Puedes utilizar el pastel que más te guste como relleno y meterlo al horno a la misma temperatura, aunque vigílalo muy bien porque seguro que no necesita tanto tiempo de horneado al ser una cantidad pequeña.

Ahora que tenemos todo listo, los pasos a seguir son:

  1. Preparar las flores
  2. Hacer el pastel y dejarlo enfriar antes de poner el frosting.
  3. Preparar el frosting. Yo utilicé esta receta de www.joyofbaking.com. Es un frosting de vainilla que se puede teñir del color que se quiera aunque en este caso hay que teñirlo de verde.
  4. Colocar las flores ¡y listo!

Frosting de vainilla 

  • 2 cups (230 gr) azúcar glass, tamizada
  • 1/2 cup (113 gr) mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 1 teaspoon extracto de vainilla
  • 2 tablespoons leche
  • Colorante alimentario verde

Para prepararlo hay que batir la mantequilla con las varillas eléctricas hasta que quede como una pasta lisa y después añadir el extracto de vainilla.

Bajar la velocidad y añadir poco a poco el azúcar glass. Seguro que habrá que sacar los restos que se van pegando en el bol con una espátula.

Añadir la leche y batir a velocidad alta hasta que tengamos el frosting hecho (unos 3 ó 4 minutos). Si se queda muy líquido añadir un poquito más de azúcar glass o si queda demasiado compacto añadir un poquito más de leche.

Por último añadir el colorante y mezclar bien.

¡Ya tenemos listo el regalo para el día de la madre!