• Ingredientes
  • 500gr harina de fuerza
  • 10gr sal
  • 300gr agua
  • 10gr levadura prensada

Hace años que hago el pan en casa y cuanto más hago más me gusta hacerlo. Al principio hacía el pan en el horno, después mi hermano me regaló una pacificadora para navidades y ahora combino las dos cosas.

Tampoco tenía muchos libros sobre panes, me iba apañando con el librito que trae la pacificadora, las recetas que encontraba en internet y después me compré el libro de Pan y bollería con Thermomix que también me gusta mucho. Eso sí, pocas veces amaso a mano, siempre lo meto todo en la Thermomix o en la Kithchen Aid y que lo hagan ellas solitas.

Pero últimamente, mi fiebre por el pan está subiendo, y nunca mejor dicho :), así que me compré el libro Pan: Hecho en casa y con el sabor de siempre de Xavier Barriga y aprovechando que en la biblioteca de mi ciudad tenían el libro Hecho a mano de Dan Lepard lo cogí en préstamo.

Una de estás mañanas me puse a hacer pan con la #2 y como era su primera vez haciendo pan nos pusimos a amasarlo a mano. Hicimos un pan de chapata que es muy sencillo de hacer y se amasa muy bien.

En primer lugar pondremos a macerar un poco de aceite de oliva con hierbas provenzales que después nos servirá para pintar el pan por encima.

Para preparar la masa poner todos los ingredientes en un bol grande, primero  y comenzar a amasar, cuando  la cosa está controlada volcarlo sobre una superficie que tenga un poquito de harina (si, un poquito no un porrón!), y acabar de amasar.

Se deja reposar unos 5-10 minutos y se extiende la masa con el rodillo para poner el relleno dentro. En nuestro caso pusimos olivas verdes, negras y nueces que cortamos en trocitos pequeños. No pusimos el bacon porque no nos quedaba y pusimos las cantidades a ojo.

Una vez que se han puesto los condimentos en el centro de la masa estirada hacer un pliegue con uno de los extremos de la masa hacía dentro, de modo que queden tapados los condimentos y chafar muy bien para que luego no queden capas una vez cocinado el pan. Volver a hacer otro pliegue con el otro extremo de la masa, de modo que quedará una especie de barra de pan.

Lo dejamos fermentar unos 30 minutos cubriéndolo con un paño húmedo para que no haga una costra.

Pasado este tiempo le daremos al pan la forma que tendrá una vez sacado del horno. Para este relleno se puede cortar el pan en porciones rectangulares y queda muy resultón.

Al darle forma al pan le hemos sacado el aire que tenía dentro, así que lo volvemos a dejar fermentar pero ahora mucho más y preparado en la bandeja en la que irá al horno, eso sí sin olvidarse de cubrir el pan con el paño húmedo. Para que os hagáis una idea, normalmente yo hago el pan por la mañana para meterlo al horno antes de comer o al mediodía para comerlo por la noche.

Por último, meter el pan en el horno cuando esté a 230ºC durante 15 minutos. Nada más sacar el pan del horno pintarlo con el aceite de oliva y las hierbas provenzales que estaban macerando y echarle por encima unas escamas de sal Maldon.

Por cierto, al pan le podéis dar la forma que se quiera como mini-chapatas, mini-baguetes o simplemente dejarlo de una pieza.

Ah! La foto del pan no es de la que hicimos originalmente porque nos la zampamos antes de que nos diera tiempo a hacer la foto!

Esperamos que os guste!